domingo, 11 de enero de 2009

44

Verano Austral.

Posted in ,
Despacio, poco a poco, fue cayendo el sol sobre las calles; seguí avanzando sin explicarme el porqué, con el presentimiento implícito de que si no me movía mi corazón se detendría en cualquier momento sin avisar. Había llegado a aquella ciudad enclavada en el sur profundo del sur esa misma mañana ¿buscándolo? Lo hice de forma inconsciente y deliberada, como actuamos a veces, aguardando encontrar un motivo o respuesta a nuestros porqués.

Un vendaval congelado me golpeaba sin clemencia, me refugiaba en mí mismo, cada vez más irritado, pensando en las bellezas que había soñado hallar allí. ¿Por qué a veces nos empeñamos en hallar belleza en lugares inhóspitos, donde solo hay ignorancia y crueldad? ¿Había algo más? Buscaba, era pleno mes de febrero – verano Austral – y apenas hacía cinco míseros grados centígrados. ¿Había hombres capaces de sobrevivir a aquella climatología? Hombres hay para todo, y para emplearse en las peores tareas o aferrarse como lapas a la desolación más y mejores que para cultivar el bien...

Deambulé hasta el fondeadero, contemplar el puerto y dejar volar mi melancolía degustando el aroma salobre del mar era cuanto anhelaba. Un militar uniformado me cerró el paso y me pidió la documentación. La realidad cayó a plomo sobre mí. La de un mundo militarizado que, progresivamente, y de forma estúpida o “humana” se arrastra a su juicio final. Aquella ciudad estaba tomada. Pero mi sueño continuaba vivo. Mi sueño... Ni siquiera vislumbraba cuál. Lo busqué caminando en solitario por calles despojadas de corazón, matizadas con témpanos de hielo que se incrustaban de lleno en mi alma. En un bar moderno y vacío me refugié y tomando un café de dos horas, observé tras los ventanales mi locura reflejada. ¿De qué me servía encontrar más soledad a catorce mil kilómetros de mi vida? y ¿qué era y es mi vida? Mi vida era esa, la de viajar y buscar sin saber qué. Estuve buscando varias horas por la ciudad hasta que al final doblé una esquina y frente a mí se presentó aquel portal. Sin hablar ni pensar, hacía horas que había dejado de hacer ambas cosas, saqué la cámara y tomé la única fotografía que hice aquel día. ¿Había encontrado algo? ¿No me fijé o sí me fijé? No lo recuerdo. Claro, que, sin premeditarlo, algo me hizo caminar en dirección a la estación de autobuses, donde saqué un billete para el norte y escapé. ¿Para siempre?


(Se recomienda fijarse detenidamente en la fotografía de la parte superior del post.)


José Fernández del Vallado. Josef. Enero 2009.



44 libros abiertos:

Noray dijo...

Otro excelente relato. ¡Qué capacidad tienes de crear situaciones extremas!

Me gusta eso de "sur profundo del sur"

Nunca se va uno para siempre de ninguna parte, siempre existe el camino de vuelta. Quizás es esto radique nuestra libertad, en regresar o alejarnos para siempre.

Un abrazo

PS: El blog es increíble

LUX AETERNA dijo...

Moderato me dejás con muchas preguntas.
Como es que lo recuperaste al blog??
Yendo al post, estupendo como siempre, y por el relato me temo que sea en mi patria, si es Ushuaia la ciudad mas austral del mundo, y debe serlo por lo austral y poque no hace mucho fue un verdadero infierno, y si fue Chile es igual ya que ambos paises sufrieron dictaduras similiares.
Te mando un abrazo y esta semana va post dedicado a vos.

PD: Ya te pongo en mi listado de blogs

Adrisol dijo...

hola josef!!!

estoy con las mismas preguntas de lux aeterna..........imagino de dónde hablas, pero no puedo confirmarlo!!!!!!!

igualmente me encantó tu relato,me gustaría tener mas datos, para cerrar la historia.
un abrazoooooooooooo

Belén dijo...

Ostras, el número del diablo!

Besicos

TOROSALVAJE dijo...

El 666.

A huir toca.

Saludos.

Esther dijo...

Hola! ya me extrañaba a mi que no tuvieras relato en varios dias ¿te había pasado algo con el blog? Si es asi me alegro que lo hayas recuperado..Esta historia como todas se supera es genial eso si yo no adivino de qué lugar hablas.

Besitos

Celia dijo...

Ufff... No creo mucho en eso pero el 666...
El relato, como siempre, muy bien narrado y el fondo, la huída.
Nunca puedes huír de ti mismo. Vayas a donde vayas, siempre serás tú.
Un abrazo

Lara dijo...

¡Qué envidia te tengo por como escribes! Envidia sana, que lo sepas ;)
Muuuuuacks!
Pd. ¿seguirás con el otro blog? ¿tengo que visitarte aquí, allí o en los dos?

Eria.. dijo...

Hay que ver lo que nos da de sí el "maldito" número... besitos varios.

sedemiuqse dijo...

igual la tomaste al revés. No huiste, elegiste otro camino...
¿para siempre? ¿y que es siempre?
AHORA, AHORA es siempre...
Besos y amor
je.
Me gusto mucho el relato.

Luz de Gas dijo...

Mira por donde andaba ya buscando una entrada para febrero y ya la tienes, desde luego el numerito dela casa es para irte o quedarte para siempre.

Un abrazo, eres grande

Es que el diablo está en todos lados vamos!
Excelente relato!
Y como que me gusta más este diseño mira...
Besos,

la inkilina dijo...

Un bog nuevo
te enlazo para no perder ninguna de tu entradas

Suerte un beso
te apetece un café??

Capochoblog dijo...

Co, jajajajaja, como para no volver!!!

Besos, como siempre es un placer leerte.

:)

Soñadora dijo...

Tendrá algo que ver el famoso numerito? Como siempre cautivante leer tus historias. Añadiré este blog a mi lista, seguirás escribiendo en ambos?
Besitos,

DianNa_ dijo...

No sé si podemos escapar de nuestros propios demonios, no sé...

Me gusta el blog y el diseño, pero el fondo entorpece un poco la lectura en algunos párrafos, la distrae, aunque el esfuerzo es insignificante por el placer de leerte.

Besos, niño, :)

Cuando la realidad cae a plomo, quizá la casa del diablo no sea más que nuestra vida...
Me alegro de estar en este formato de blog.

666 no le temo de veras, si lo hago lo haria mas fuerte, en mi país un expresidente José Figueres Ferrer, abolió el ejército hace mas o menos 50 años y cuando hubo, no duró gran cosa, ves, a los militares, a la guerra a eso sí le temo, aquí no estamos acostumbrados a ver marchas ni siquiera con los pobres policías que tenemos, en cuanto al relato me encantó, me fue envolviendo tanto que pude imaginar todo, lo sentí fresco y como siempre una delicia leerte.

Me alegra saber que has recuperado tu antiguo blog, Jose. Espero que no vuelvas a tener problemas.
Significativo el número. Una retirada a tiempo es una victoria. jeje. Un abrazo.

oyana dijo...

Qué bonito blog!
Me gusta.
Creo que no se puede escapar de uno mismo por muchos billetes que se saquen.
Un abrazo

PICOBUFI dijo...

Me lié un poco con el cambio de pagina... pero por fin llegué tras unos catorce mil kilómetros de andadura... (54º latitud Sur)

¿Apocalipsis?... Lo dudo... Pero como siempre un verdadero verano austral en tu escritura.

Abrazos... los más australes de la tierra.

Consciencia dijo...

Me perdonaras pero al observar la foto al final no pude evitar reirme. Me gusta tu nuevo blog y tu relato como siempre. Cuidate.

Amnesia dijo...

Como siempre un relato que nos hace pensar, me ha gustado mucho. Un beso amigo.

Auxi dijo...

sea aquí o allí tu casa siempre es un gran refugio

un abrazo enorme

Libertad dijo...

Para mí tu reecuperado blog es nuevo y me gusta mucho más. El fondo negro, falto de luz, deja paso a la luminosidad de la naturaleza, a la pureza del paisaje de fondo.
El texto, como siempre, engancha hasta el final. Ya te he comentado que sólo los grandes escritores consiguen ese efecto. Del número que nos hace huir sólo decire que es tiempo de darle la vuelta, la casa 999 nos abre a la esperanza de nuevos hogares a partir del 1000.
Hasta pronto

Un relato impresionante. Para leer despacio y varias veces. Y cada vez, descubrir un matiz distinto.
Genial.

Un beso.

Soledad.

la inkilina dijo...

Me gusta tu nuevo blog

la paloma..la luz que tiene..me gusta

un beso

More Baker dijo...

Yo no me acerco a esa puerta!!
Magistral este relato, mi querido amigo.
Abrazos.!

María dijo...

Hola josef! me encantó este espacio!!!el fondo que pusiste bellísimo... En cuanto al texto...intrigante e hice caso a la reconmendación de la foto...y mmm me dió un miedito y la narración adquirió otro sentido. linkeo este blog también. Un abrazo. (ah, te cuento: estoy navegando con firebox y va más rápido!)

bellota_b dijo...

Eso te empujó a salir...no había mas rincón desolado que el que quita el mal.Lo oscuro hacía retirarse y correr a la estación.

cariñusss Josef...hace tiempo que no venía...me disculpa ..ti? ti?andaba de vacaciones...

¡Hola!
Extrañaba venir y leer tus relatos. Espléndido todo.
Besos.

Tu texto me ha recordado que siendo un adolescente viaje por ahi solo... que buscaba aún no lo sé...
dormia en las estaciones y comia en casas de axuilio social...

llegaba a una ciudad que no conocia y a veces solo por el olor tomaba un billete de tren a cualquier otro sitio...

no he encontrado lo que buscaba... tal vez no buscaba nada...
pero fue divertido...

abrazos

la_sombra dijo...

muy buen blog te felicito
un gran saludo desde israel medio oriente
http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/

arena dijo...

sencillamente me pareció precioso tu relato, volveré a este rincón tuyo navegante!..

Uhhhh, que tiempo sin pasar por acá... me disculpo por eso.
Me fijé en el númerito de la casa (666)... le tengo respeto a esa señal numérica...
Tu relato deja mucho para pensar, reflexionar, entre el sur y el norte, me quedo en el sur... claro que en el caso tuyo es distinto...
Te felicito, notable como siempre.
Un abrazo y me estaré poniendo al día.

oyana dijo...

Creo que, si queremos encontrar algo, debemos buscar siempre dentro de nosotros mismos.
Un abrazo

Moderato deseo que pases por mi blog para recoger un premio amigo mío,un abrazo

Javi dijo...

Felicidades, escribes muy bien, me ha encantado tu relato.
Un abrazo.

Yessi dijo...

Amigo mio, simplemente excelente, me encanto tu relato.

Abrazos.

Carolina dijo...

Me gustó el relato... eso si, me dió miedo el portal! ¡666! ¡Ah!
huida! jajajajajja

Besos

PD: me llevo tu blog! jajajaja para no perderlo

lys dijo...

No sabía que tenías este blog, será la falta de tiempo.

lys dijo...

La marca de la bestia, la marca del poder económico y político del que es llamado diablo y satanás. El 6 que no alcanza la perfección del 7.

Es como para echar a correr y no parar. Buen relato, Josef. Un beso.

Vivian dijo...

Hola Josef!
Excelente relato, como siempre. En tu perfil hay un juego de palabras donde creo dices “y sueño dormido que escribo” (algo parecido) pero creo que no duermes del todo bien porque tus textos erizan, están llenos de fuerza y misterio. ¡Qué creatividad! Me gusta. ¿Se puede escapar para siempre? Porque me quedaría más tranquila jajaja
Un beso.
(Anduve sin respiro, por eso no pasaba)

mertxy dijo...

hola josef amigo perdona mi tardanza pero ando de tiempo siempre fatal, mira que horas ays...tu crees que si te dejo mil besitos de agua al atravesar esa puerta hacia los infiernos los apagaremos? qué pensará el príncipe de las tinieblas?

gracias por siempre estar
mil besitos de agua
merchy

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos