miércoles, 16 de marzo de 2011

6

Arcoiris.


















Los niños jugaban a atrapar la luz del arcoiris. Sucios de barro, ascendieron una nueva colina y tampoco lo hallaron. Kiwana se sentó sobre una roca y se preguntó: ¿por qué no se deja atrapar? El estallido de un trueno seguido por un destello de chispeantes hilos en el horizonte, rasgó el silencio y provocó que alzara la cabeza. Su hermano Kiwa, echó a correr colina abajo, desapareció tras un matorral. Una manada de antílopes inició una estampida. A su lado unos ojos verduzcos la observaban. No se movió y lo entendió. El Dios león acababa de apresar el arcoiris...






6 libros abiertos:

*Luna dijo...

Hola corazon bonita historia del arci iris pero triste final
un beso

Me gusta. No siempre somos capaces de atrapar lo que queremos hasta que llega algo o alguien y sin pensarlo mucho lo hace. Besos!

MariluzGH dijo...

No todos los días se puede apresar un arcoiris... por muy Dios León que sea.

Triste relato, amigo
---

¿reinicias este blog?
---

dos abrazos

Carolina dijo...

Hermoso. Siempre he querido atrapar un arcoiris. Y cada vez se aleja más y más.

Besitos

La Zarzamora dijo...

Y por eso los leones tienen esa mirada...
Besos, Josef.

Ardaire dijo...

Que bonito intento e imagen. (se atraviesa...suave mente..se atraviesa)

atrapar no se deja!

besos :)

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos