sábado, 7 de junio de 2008

20

Con todo mi amor, de tu amor…

Posted in ,
Hola cariño. Confieso, que no es fácil ni aún para un escritor consagrado como yo expresar desde aquí los sentimientos de belleza, calor, armonía y bienestar, que con solo pensar en ti emanan en mi interior de forma espontánea y del modo más natural que mi corazón puede percibir, fluyen hacia tu ser. Te quiero. Quizá esa expresión resuma en dos cortos vocablos muchas más percepciones de las siquiera imaginables.

Al principio y desde que llegué a la ciudad, tu ciudad, descubrirte no fue solo algo hermoso; implicó mucho más. En mi interior profundamente enterrado bajo un manto de invierno gris e impenetrable, se produjo una inusitada revolución que dio lugar a un resquebrajamiento de las frías y pertinaces capas de hielo que con el tiempo habían ido acumulándose hasta embotar mis sentidos. Comprendí que algo importante me estaba sucediendo, dejé a un lado todas mis asignaciones y comencé a dedicarme a ti. Y cuando por fin las ligaduras cedieron, pude ver los brotes tiernos de una primavera floreciente, e intuí en ti a la persona que eres; mucho más compleja, por supuesto, que una dócil e ingenua mujer bondadosa. Puesto que tu interior oculta de forma celosa y magistral riquezas que solo día a día y gota a gota se van abriendo a la perplejidad de mis ojos de hombre maravillado.

Comencé a citarme contigo a diario, siempre en el mismo lugar, que parece ser destino de tu preferencia; y sólo permaneciendo a tu lado aprendí a descubrir la multiplicidad de tu bello interior y empecé a comprender. Mis ojos se fueron abriendo con una nueva alegría que irradió por completó mi espíritu dañado y pude cerciorarme de como aquel primario: “Te quiero” se estancaba en la nada en tanto yo me iniciaba en un nuevo segmento del proceso, el cual, ante mi creciente asombro y deslumbramiento, se transmutaba en un: "Te amo." Y así fue. Me di cuenta de que el amor es la reacción consecuente que cada célula, partícula, átomo, de mi débil cuerpo de humano experimenta por ti y hacia ti. Así pues cada vez que hablaba contigo desebaba con más fervor tocarte, besarte, amarte, mientras suspiraba por ti, por tenerte a mi lado, y ser capaz de abrazar esas hermosas formas de tu cuerpo y tú… tú, seguías manteniéndote altiva en tu lugar.
Soñaba contigo despierto. ¿Cómo sería palparte? Sentir tu tacto, tu piel, ese cabello broncíneo, esos ojos grandes de mirada serena, esa boca de labios finos bien delimitados y esas manos delicadas con dedos largos y precisos. Pero sobre todo admiré la serenidad que destilaba tu semblante.
Así es cariño. Soñé con el día en que por fin estaríamos juntos contemplando las estrellas y solo entonces y tal vez, las respuestas a tantas preguntas que todavía asaltaban las entrañas y nuestros corazones, obtendrían su respuesta de una forma contundente.
Yo me diría:

“¿Es esta hermosa y correcta mujercita que se recuesta sobre mí y a quien acaricio con ternura, la mujer de mi vida?”

De las estrellas me llegaría una respuesta breve pero clara:

“Sí, lo es. Por descontado.”

Y cuando al tiempo tú te hicieras la misma pregunta obtendrías una respuesta similar.

Sólo entonces, y sin decirnos palabra, hablándonos con la mirada, nos aceptaríamos mediante un beso suave, dulce y concluyente, que sellaría nuestra unión por el resto de nuestras vidas.

Cariño queda una sola pregunta y una sola duda. ¿Por qué no viniste a reunirte conmigo el día en que me arrojé a las aguas para ir junto a ti? A veces me resultas un poco fría. Aunque lo sé. Las aguas del mar de Copenhague están heladas y yo casi perezco de hipotermia. Claro que a día de hoy comienzo a preguntarme: ¿Debo mostrarme agradecido a estos hombres por haberme salvado la vida? o ¿Hasta qué punto desean realmente ayudarme estos señores de las batas blancas? Sabes. Ellos dicen cosas malas. Injurias sobre ti que no me agradan en absoluto. A veces insinúan… que estás muerta y que tan sólo eres ¡una escultura!: ¡La sirenita de bronce de Copenhague! sostienen. Menuda locura, menuda desfachatez ¿verdad mi amor? Ja… Los dos sabemos que tú eres una sirena pero real como la vida misma.
Claro que amor, una última pregunta. No te enfadarás ¿verdad? Dime ¿Por qué nunca contestas a mis cartas? ¿Acaso ya no me amas? ¡Yo en cambio siempre te querré!

¡Mil besos! De tu amor:

Enrique López Mesa.

20 libros abiertos:

bellota_b dijo...

Cuando un hombre escribe letras, y detalla mis manos,mi olor,y recuerda perfectamente mi tosudez o mi perfeción ,es por que ama mis defectos y los transforma en perfecto ante sus ojos.

A veces reniego de tanta pureza en el amor,pero reconozco que es la terca coraza que impongo.

besusssssssssssss..ta! bellu.
Quien firma? tu? o nu?...ti?

Enredada dijo...

simplemente... genial, digno de un artista como vos...
mil besos

almena dijo...

Cierto, pareciera que no existen palabras certeras para hablar de un sentimiento...
Pero tú las encuentras, y muy hermosas.

Saludos cordiales!

manly dijo...

VAya, y yo que creía que te declarabas en público a alguna chica¡¡¡¡
Me ha resultado romántico, entretenido, sorpresivo...
Genial, un saludo.

patri dijo...

A veces amamos mucho aunque la persona que amamos sólo sea una estatua. Y eso también es bonito, porque es amar por amar,sin esperar nada a cambio.
Por cierto,deberíamos inventar palabras que expresen más sentimiento que TE AMO. Se me quedan cortas. Se te ocurre algo?
Besitos

Uy!! Hola, pasé a visitarte y desearte buena semana.

Muy bueno el post. Precioso.

Bsss.

Vivianne dijo...

Y pensé que era yo!!!!!!!!me equivoqué de nuevo!!!!!quiero ser yo!!!!la musa del amor!!!
Excelente, pero el protagonista estaba algo chiflado, uhmmmm parecido a vos!!!!!

Lara dijo...

¡Uf! sin palabras.
Muuuuuacks!

SILVIA dijo...

que lindo¡¡¡ da placer leerte, muy buen post
besitos

María dijo...

¿Lo has escrito tú? es que veo antes de tu firma el nombre de otra persona y por eso te pregunto.

Sea de quién sea este escrito me parece realmente precioso porque está lleno de amor, de ternura, de dulzura, de grandes sentimientos tan humanos y tan maravillosos que si te digo la verdad no me salen más palabras para describir lo que me ha parecido este escrito tan precioso y tan cargado de sentimientos, de sensiblidad y de romanticismo.

Te aplaudo, y te felicito por él, ha sido un placer visitar tu blog.

Un beso.

vaya belleza...

las sirenas de bronce siguen siendo sirenas... que no nos engañen los señores de las batas blancas

y sólo por el amor de una sirena se puede navegar el mar de Copenhague

imposible amor, el único posible

un abrazo

Me has desconcertado!.
Pensaba que la historia tendria otro final..
Pero mira! casi te hago una ola al acabar de leer este post preciosamente triste que me ha puesto el corazón a mil..

Como me gustan este tipo de entradas..
Una carta un sueño, y muchos porques.. Pero siempre manteniendo firme el hada del amor!. aunque sean incomprensibles..

Que decirte..

Que me voy a la camita feliz.. despues de leer esta maravilla de lineas tan bien escritas.. Asi que si da gusto!..

abrazos.

Bitter dijo...

jajaja, he quedado sorprendida, al igual que varios de acuerdo a lo que leo en los comments, durante toda la primera parte estaba segura que era una declaración terrible de romántica, hmmm, en realidad eso era, pero en la destinataria estaba mi error.
Me encanta que me sorprendas así Josef
besazos

jess dijo...

... y he escuchado por ahí de alguna joven estudiante que se fué de intercambio a Copenhague, que los daneses no sienten tal orgullo por su hermosa sirenita..... será que la ven demasiado poca cosa o será que son personas realmente frías....
.... Me alegra que tú seas grande con la tinta y nada frío, sino cálido, ardiente.. apasionado!!!
Salta Valiente!!!

Saludos!!!

María dijo...

Muchas gracias por responder a mi pregunta, y al respecto te comento de nuevo que me parece un escrito fabuloso.

Un beso.

María dijo...

¿Sabes que me dió tiempo a leer tu comentario? ¿por qué lo borraste?

¿Cuándo vuelves a publicar un nuevo post? estaré pendiente.

Un beso.

María dijo...

Otra vez estoy aquí ¡¡¡la de visitas que te he hecho hoy!!! pero esta vez es para decirte que, con tu permiso, dejo enlazado tu blog al mío.

María dijo...

¿Cómo me va a molestar? todo lo contrario me llena de satisfacción Josef, las palabras bellas nunca pueden moletar a nadie.

Sigo visitándote porque estoy a la espera de un nuevo post tuyo, lamento haberte visitado tan poco anteriormente porque con éste escrito que has hecho me he quedado prendada de tu forma de escribir.

Un beso.

Hermoso, pense que le escribias a tu amor chilena y despeus das el vuelco... brillante...que tanto hay de ti en ess palabras?? que tanto hay de ese amor a distancia?

Saludos

fgiucich dijo...

Una bella locura de amor. Abrazos.

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos