viernes, 3 de agosto de 2007

1

Hasta la Cima.






Comencé por su base
ascendí hasta la cima
descubrí una altiplanicie devastada
por oleajes de frívolas pasiones.

Arañé su carne buscando
la sensualidad
de más vida sobre vida;
y la carne me desterró
a un placer revenido.

La belleza señaló mi materia
como segmento
de un destino imprevisible,
y mi organismo se despeñó en un abismo
húmedo, turgente, sedicioso,
por el que mi sólido ilusorio merodeó
cual marioneta condenada.

Subí hasta la cima y sobre sus senos
repté dispensando besos cual Eros,
lamiendo vientres
de vestales bicéfalas.

Penetré eyaculé y engendré
vidas de cuarenta segundos natos
evanescentes y divinas.

Subí hasta la cima
y en ella me encadené
con mi simiente
incrustada en sus mismas raíces
para no tener nunca más que girar
la vista boca abajo…

José Fernández del Vallado.



1 libros abiertos:

John Sereira dijo...

Interesante aventura, de tintes épicos y filosóficos.

Y un blog bien trabajado.

Saludos, Juan.

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos