domingo, 2 de marzo de 2008

19

Puerto Montt

Posted in Conocí tan bien Chiloé…. Cuando lo dejé fue como si hubiera estado una eternidad en un lugar concebido a medida. Las ensenadas y recovecos que conformaban las islas eran una extraña mezcolanza de tierra ajena y sabida. Sin duda pude alcanzar el sentimiento de pasión que mis antepasados experimentaron cuando llegaron a su litoral. Recorrer medio mundo y encontrar un lugar tan semejante a aquel del cual procedían resultaba tan increíble. La Galicia del sur la llamaron con asombro y maravilla. Los poderes ocultos y la hechicería, contenidos en aquellos parajes de España desde hace milenios, viajaron con ellos y en ellos, y una vez allí se fusionaron con otros no menos añejos, los del ritual indígena, unidos constituyeron una pócima de un simbolismo vigoroso y atrayente en ocasiones, pero quizá letal en otras. Lo supe en seguida. Allí encontraron bastante más que una nueva Galicia, pues pese a que en apariencia todo era igual, en realidad no dejaba de ser más que un sueño de coincidencias quiméricas. Estaban en una tierra diferente, impregnada de magia y de poder, y cuando se dieron cuenta de ello, el mismo lugar los mantuvo apresados en la belleza de su simiente...
Dejé con tristeza aquella tierra de la que mis antecesores de la izquierda moderada tuvieron que echar a mis antecesores de la derecha inmovilista a tiros, pues los últimos fueron incapaces de declararse chilenos sin antes desprenderse de su deslumbrante poder de atracción demoniaca e imperialista.

El ferry hendió las cortantes aguas del estrecho. Acomodado en la baranda contemplé discretamente el paisaje azul marino. Llevaba dos noches sin dormir y no lo ignoraba, iba a encontrarme con ella. Permanecía atento en cubierta; el perfil de verdor fascinante de Chiloé me impedía articular un solo gesto. Como para saludar nuestro paso, unos lobos marinos asomaron sus hocicos en superficie. Nunca había visto focas en mar abierto y me impresionó reparar en aquellos bañistas tan similares a nosotros, pero con semejantes extremos de gracilidad.

El autobús salió a la calzada y aceleró con ligereza por un terreno diferente; me di cuenta, la tierra de por allí era negruzca, estábamos en dominios volcánicos.
La terminal de Puerto Montt es un mundo multicolor de movimiento que funciona acorde al de los grandiosos buses transterritoriales que salen hacia el norte, el sur, y viajan a la vecina Argentina.
Como una pulga gigante escupida de su interior me aventuré solo en una ciudad en pendiente donde todo aparece nuevo, brillante y admirable, e incluso el frío, pues una brisa del norte te hiela las mejillas cuando te atreves a desafiarla caminando frente a su poder de seducción de claro origen antártico.
Nada que hacer. El taxi más barato no bajaba de las tres lukas. Una voz cercana murmuró a mis oídos. “¡Bah, el hostal está cerca, muy cerca!” Y fui yo quien se dejó engatusar y por lo tanto, a caminar.
Caminar resulta fácil si se tienen buenas piernas, pero si se carece del entrenamiento adecuado, se porta una mochila de casi treinta kilos a las espaldas, y encima vas cuesta arriba, ya es otro cantar.
Resuellos y unas escaleras de mil escalones. ¡Válgame Dios! ¿Tantos? Arriba una vista divina, siempre que a uno no se le adhiera un mochuelo a su espalda. Me interno en una calle, pregunto por el hostal. Nada. ¿Nadie sabe…? Pues no. En Puerto Montt la población sobrevive impertérrita a las designaciones de las calles; ¿las desconocen? Esa impresión me dio. ¿Y cómo harán para llegar a sus hogares? Al instante lo entiendo; existen dos opciones, dos sentidos posibles; arriba y abajo. A los de arriba les basta remontarse por encima del cielo y a los de abajo dejarse caer en su mullida pendiente hasta llegar junto al mar. Más allá, vigilante y majestuosa, aguardando el día del juicio final, sobresale la cima del volcán Osorno quien ya te cuenta entre sus posibles víctimas y… ¡Basta! ¿Acaso deliras? Algo parecido representas cuando alcanzas el hostal en lo alto de la loma.
Entras sudoroso y te inmovilizas clavado ante una vista alucinante. No puede ser… ¿Ascendiste a los cielos perpetuos? Un ventanal inmenso cede paso a una visión espectacular que, acostumbrados a verla, nadie contempla excepto tú, y con ojos desorbitados. De pronto tienes a un par de monos a tus pies que te observan con seriedad. Te preguntan. ¿Tú… vienes aquí? Pregunta lógica si se tiene en cuenta mi aspecto de criminal planetario. Asiento. Los chicos se retiran y me recibe una mujer menudita que de forma cariñosa me invita a firmar en el libro de inscripciones. Pido un refresco, cualquier cosa vale, necesito líquido. Me ofrece un zumo de naranja. Lo consumo de un trago. A continuación le explico que estuve a punto de reventar en la ascensión. Se ríe; más por seguir el rollo que por admiración. Seguro. Estará acostumbrada a subir y a bajar todos los días. Le ruego me muestre la habitación, pues mi deseo no es otro que el de tomar una ducha y tumbarme a descansar.
Ascendemos unas escaleras que parecen salientes en un barranco de cabras. Abre una puerta estrecha, tan angosta que apenas puedo introducirme con la mochila y ¡oh! La habitación entera es una cama; es decir la cama ocupa la habitación. En cuanto a la ducha, no es más que una mezquina miseria reservada a cucarachas hambrientas. Me da una llave de los cuentos de Andersen y se retira. Permanezco petrificado sobre la cama. Mi frente es un torrente de agua, mis pensamientos cascadas inmortales, mi vida, un sueño eterno. No, no puedo quedarme en ese estado. Qué hacer… ¿Llamo a los bomberos y que me saquen de allí con tenazas? Al fin me desprendo de la mochila y me doy cuenta de que puedo caminar. ¡Internet! Necesito internet soy un internetiano; debo encontrar un lugar adecuado. Mi móvil resulta inútil para hablar, de modo que escribo un mensaje y le pido que llame. Lo hace al instante. Le explico las inconveniencias. Me dice que no dispone de saldo como para hablar más tiempo y que lo resuelva como sea. ¿Como sea? Corta, y me quedo colgado de un hilo quebrado con la mente en blanco.

Deposito la mochila en un rincón, bajo los escalones de alta montaña con precaución, y me veo inquiriendo con desesperación por un ciber a la dueña. Una mujer peligrosa (si le desvelo mis propósitos). Me cede un ordenador en una habitación y al encenderlo me doy cuenta de que se trata de un Pc quinceañero; tal vez de su hijo adolescente, el escritorio es todo un escaparate de monstruos propios de la guerra de las galaxias. Accedo a Google, pregunto por hostales en Puerto Montt, se plasman una docena, pero ¿cómo reservar en tan sólo unas horas? Imposible, necesito desplazarme al centro, y cuanto antes mejor.
Salgo de la habitación, doy las gracias, y exhibiendo una sonrisa de pocker traidor, matizo que voy a dar un paseo.
Desciendo, la calle parece la ramificación de un glaciar en picado, accedo a una arteria principal. Allí comienzo a bracear a todo móvil que se pone a mi alcance. Finalmente un taxi se detiene; de momento estoy a salvo, o eso creo; pues el taxista que me recoge se maneja como un desalmado de fórmula irreflexiva. Lo miro con espanto y la idea brota espontánea.
- Oiga verá… Encontré un hostal por internet. Está ahí, en lo alto de la loma. En aquel barrio. Lo ve...
Se asoma a la ventanilla de forma imprudente, asiente y declara
- ¿Allá? Es un lugar peligroso por la noche.
Me estremezco.
- Ya… Pues verá… En realidad tiene una panorámica de la ciudad excelente. (no quiero resultar grosero en exceso). Prosigo.
- Pero la verdad, la habitación es un desastre y a mi mujer no le va a gustar. La conozco de sobra y…
Me mira.
- ¿Y dónde está?
- Quién…
- Su mujer.
- ¡Ah! Jaaaja. Se reunirá conmigo esta tarde. Viene de lejos.
- Ya…
- La cuestión es… Ya que usted se maneja todos los días por esta bella ciudad. No podría… ayudarme y recomendarme un… hotel u hostal.
- ¿Hotel?
- No… En realidad nos bastaría con un lugar medio.
- ¿Medio? Medio qué…
- Pues sí, quiero decir… Ni demasiado caro ni muy barato. Pero sobre todo que quede por el centro. Mi mujer me ha dicho que en el centro.
Maneja concentrado. No contesta de inmediato. De repente sonríe. Se detiene en un semáforo, se vuelve y comienza.
- Mire… usted (weon debe pensar). Ahora estamos cerca del centro y aquí apenas dos cuadras más adelante hay una calle en la que hay dos albergues. Quizá sean de su gusto.
- Ok, déjeme entonces aquí.
Al cabo de media hora estoy por fin acomodado en uno de ellos. ¿Adivinan como se llama? TORREMOLINOS: El nombre de la ciudad más horrenda y turística de mi mediterráneo español. ¡Nunca imaginé…! No… En la vida imaginar tampoco es suficiente…
Ella llega unas horas más tarde. La recojo. Anochece y el cielo de Puerto Montt muestra un espléndido arrebol. Hace un frío helador y ella está más bella que de costumbre. Aunque no viene sola, la vida está plagada de sorpresas. La acompaña Martita, su pequeña de seis años…


José Fernández del vallado. josef. febrero 2008.

19 libros abiertos:

Evan dijo...

Josef, Ahora nos toca leer tus crónicas de viaje, me encanta porque es como recorerlas de tu mano... :)

Un besito!!

yole dijo...

Con las palabras también se hacen melodías que salen de dentro...Tus palabras son un camino que debo recorrer despacio.
Saludos nuevos.

Hola, tanto tiempo... me gustó múcho leer este artículo que escribiste sobre tu viaje.

Bsss.

TOROSALVAJE dijo...

Me gusta leer tus descripciones, auqnue acaben en Torremolinos.

Saludos.

istharb dijo...

Que buen post!!!! y que imagen más bonita

Un beso

Consciencia dijo...

Que hermoso paisaje y me alegro por su viaje me encanto tu relato....es bello verle feliz.

mos dijo...

Todo viaje está lleno de peripecias y sorpresas. Y el tuyo no iba a ser menos, querido Josef.
Lo que nos cuentas en esta crónica es muy interesante. Sí, porque has recorrido Chile y has visto la variedad que ofrece, las diferencias, seguro que la picaresca de algunas de sus gentes, también la hospitalidad. Tantas experiencias¡ Hasta un Torremolinos salvador.
Esas experiencias se quedarán grabadas en ti para siempre.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Común dijo...

Hola!!!!

Gracias por tus buenos deseos.
Que bueno volver a leerte, con esto del cambio.......

Puerto Mont, me has hecho acordar a la canción, que lindo es viajar con vos.

Un besote y abrazo de oso.

Freyja dijo...

Mí querido amigo gracias por tus saludos y por tu compañía todo este tiempo, deseo que estés muy bien, mil gracias por tus palabras, ya estoy de vuelta, un abrazo muy grande para ti. Me alegra muchisimo que conocieras mi pais querido amigo
Mil disculpas si no te he contestado antes, pero he estado enferma y eso me ha tenido alejada de todo
Pero voy lentamente saludando a cada amigo a medida que puedo y te dejo un gran abrazo, ya estoy de vuelta en las letras
Te dejo todo mi cariño y que estés muy bien
Mil besitos y cuídate

Besos y sueños

Cris dijo...

Bueno, debo decir que estoy casi verde de envidia... por lo que estás viviendo y por tu magnífica forma de narrarlo.
No puedo menos que agradecerte.
Un abrazo, y disfruten al máximo.

Vivianne dijo...

Esta historia continua!!!!!vamos que sigue angelito!!!!

UMA dijo...

Josef, los viajes siempre abren una nueva dimensiòn a la mente.
Me has llevado de tu mano.
A mi me pasa que se me anula el presente pasado y vuelvo a ser:)
Un besazo

Maybe dijo...

Ante todo agradezco tu visita, y me ha agradado pasar por acá, de seguro lo haré regularmente.
Saludos.

Agua dijo...

Me enkanto leerte Kerido Josef tiempo ke no lo hacia y ya extrañaba estas letras tuyas un besaso...

Iss dijo...

paso para agradecerte tu visita...
sí, tengo algo olvidado mi blog, pero pronto lo retomaré...
bienvenido siempre...

Angélica dijo...

Mmmmmm, veo que conociste gran parte de Chile. Estuve leyendo varios post. Vi las fotografías. Te felicito por recorrer nuestro país. Es bellísimo cierto? ahora te toca recorrer el norte que también es bello.

Yo también tengo pocas fotos de Ancud y creo que también me pareció triste. No tengo la suerte de conocer todo Chiloé de punta a punta. Espero algún día poder lograrlo.

Cariños desde Chile.

Gabriela dijo...

Abrazame y veràs que el mundo es de los dos, salgamos a correr, busquemos el ayer que nos hizo feliz...

Buenìsimo..

Abrazos desde Perù.

fernando dijo...

Dan ganas de ir a la bella Chile. De chile a Torremolinos jaja

un abrazo.

Bitter dijo...

Hola!!
Josef y ¿cuando anduviste por acá?
He estado mirando tus posts y leyendo tus poéticas descripciones de mi país y mi ciudad, uy si hasta a mi me dan ganas de visitar estos lugares.....
jaja, en realidad es el paseo típico de los veranos, agarrar el auto e irse a difrutar de los paisajes de la Isla, me pareció que de la isla visitaste el sector mas poblado, hacia el continente, para el otro lado también hay lugares preciosos. Para tu próximo viaje avisa y te tengo buenos datos donde ir, tanto en la Isla como acá en la región.
Veo que disfrutaste de los dos parques mas visitados de Chile, Torres del Paine, donde la patagonia te subyuga y el Vicente Perez Rosales, si ahí donde te fotografiaste en los Saltos del petrohué..
De tanto visitar estos lados ahora ando mirando para ir a otros lados de mi país, el que puedes recorrer de norte a sur y maravillarte siempre, bueeeh este no es un comercial de turismo, sino que para saludarte y agradecerte el que pasase por mi blog.
Te voy a linkear a mi blog para seguirte en tus viajes, voy disfrutando y gozando de lugares conocidos (como santiago) como una turista más gracias a ti.

besazos y nos estamos leyendo
bitter

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos