martes, 11 de marzo de 2008

16

Santiago.

Posted in

Cohabité conectado a ella de forma permanente durante más de año y medio. Despertándome con ella (al otro lado del monitor) acostándome con ella (al otro lado del monitor), viviendo mutuas tragedias, disfrutando nuestros espacios de soledad compartida; felicitándonos, enviándonos besos que atravesaban fronteras del tiempo y distancias enormes. Conociendo detalles de las habitaciones desde las que nos conectamos; de la suya, esa puerta gris que da acceso al resto de un piso para mi desconocido y misterioso, y el armario que queda a su izquierda. Exponiendo también cómo nos vestimos, lo que comemos, y hablando de las personas que nos rodean y nos importan...

Y ahora, casi no lo creo. ¡El avión aterriza! Han tenido que transcurrir años y aquí estoy, en Chile. Todo me resulta en cierto modo cálido y conocido; los pacos, los trabajadores, el sencillo pero práctico diseño del aeropuerto. Escapado de mí invierno, es otra vez verano, pero… hay algo diferente.

¿Ella? Está en algún lugar esperándome, muy cerca. Jamás estuvimos tan próximos pues siempre nos hallamos separados por miles de kilómetros, y ahora, de pronto, soy consciente. Tal vez sólo nos separe una última y delgada franja internacional.
Recojo mi mochila, recuerdo sus palabras de forma mecánica:
“Sales por el lado derecho; no lo olvides. Allí estaré yo.”
Ella… la mujer que ni siquiera sé cómo es y de la que creo saberlo… ¡todo! Percibo la sensación del momento. Es como echar una moneda al aire y contemplarla caer hasta que se detiene de canto. Estoy en ese impás. La cargo en un carrito, camino dominado por nervios que creía tener sometidos.
Salgo al exterior, aguardan cientos de personas, todos me miran. Durante unos instantes me reconozco en la piel de una estrella de cine o del rock. Abandono la pasarela de metal, me mezclo con el público. Mi cabeza gira perturbada en ambas direcciones. ¿Dónde está? Una voz pronuncia un nombre. ¿Mi nombre? Me giro y me encuentro frente a una mujer menuda, muy bella, de cabellos castaños y rizados, que me recibe con una sonrisa de ángel y una expresión recordada. Despierto de mi sueño o caigo en el; la reconozco. ¡Es ella! ¿Ella entre mis brazos? La recibo, me dispongo a apresarla y ya se ha liberado. Maldigo mis reflejos. Todo ha sido perversamente rápido. Pero así es como suceden las maravillas de la vida; mediante detalles maliciosos y veloces. Progresamos rápido hasta el vehículo, una camioneta. Olvido su color, su marca ¡no sé nada! Pero es que estoy junto a ella. En el camino hacia Santiago cruzamos palabras intrascendentes.

La camioneta nos deja ante el hotel. Ella desciende a mi lado. ¿A mi lado por primera vez en más de año y medio? Se me hace raro tenerla ahí, cuando todavía no me he liberado de su aura cibernética y continúa siendo casi una imagen.
En recepción palabras de formalidad. Firmo el libro de registros. Me dan la llave de una habitación interna. Ella pregunta por otra con ventanas a la avenida. Asiento afirmativamente, deseo verla. Nos la enseñan; no es la que queremos. Perdón, la que deseo.
Entramos en mi habitación. Cierro la puerta, giro el cerrojo y me vuelvo. Se ha sentado sobre la cama. Abro una bolsa y le muestro unos regalos, sus regalos; es decir, los que le entrego y ella recibe, aunque presiento que me falta algo por entregar. Me levanto inquieto, sin atreverme a enfrentar sus ojos, y empiezo a deshacer la maleta. Me detengo. Sigue ahí sentada, no se ha movido de lugar. Un impulso desconocido hace que mis piernas me proyecten a su lado, le susurro.
- Sabes, tengo algo que decirte…
Nos miramos. Ella contesta.
- ¿El qué…?
Mi garganta es un tenso nudo corredizo del cual las palabras no alcanzan a salir. Como una sombra mi volumen se desliza hacia ella y tomándola del rostro, mediante mis manos, sin cesar de palpar, le expreso aquello que quiero decir sin palabras. Nuestras lenguas se cruzan, abrazan, y reconocen entre sí en un beso cuyo ímpetu es a la vez delicado y fervoroso. Sólo entonces me doy cuenta, cuanto tiempo esperé y soñé este momento. Nos besamos sin desligarnos durante cinco, diez, quince minutos. Finalmente, cuando lo hacemos, me siento delirar. Mi cabeza está al fin deshogada y a la vez es un cúmulo de sensaciones. Alguien dice.

- Vamos, debemos salir…

Soy feliz. Sí, puedo afirmar sin miedo a equivocarme: Lo soy por completo…

(continuará)

José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2008.


16 libros abiertos:

Daniela dijo...

Josef...gracias por tu visita a mi blog, así he podido conocer el tuyo. Quedé atrapada con esta bonita historia de amor, me gustaría saber qué pasará. Te seguiré leyendo. Suerte.
Un abrazote.

Evan dijo...

Sos feliz y tu felicidad se trasluce en este post... :)

Lo bueno, es saber que la continuación de esta historia es feliz.

Un beso, Josef!

bellota_b dijo...

Cuantas historias mas así se contarán en el mundo...¿cuantas?...miles.Pero ninguna igual a la otra ,de eso estoy segura.
Tu nerviosismo lo pudo sentir.
Felicidades!!!!

Visnja Roje dijo...

JOSEF, OJALÁ MI MARIDO ESCRIBIERA ASI,!!!!! ES QUE ME MUERO¡¡¡¡¡¡, Y YO LO VI, COMO TE LA COMIAS CON LA MIRADA, Y YA NO QUIERO DECIR MÁS .LO ÚNICO QUE SÉ ES QUE NECESITO LEER LA CONTINUACIÓN, OYE Y CALLADITO Y ENTRE NOSOTROS DOS,!!!EL QUE LA SIGUE LA CONSIGUE¡¡¡¡¡¡.¿ y como te fue en tu negocio'', me dió tanta pena que ni siquiera te despidieras de mi , pero pienso que habrán mas ocasiones, ya lo verás.
Ay amigo me siento mal, por un resfrio que me tiene a mal traer, y me parece que tambien participaste en la cirugía estética que me hicieron,te doy las gracias por eso

!ah¡ y quiero tu comentario , nada hot por favor

Visnja

Vivianne dijo...

Sinuoso, transparente, claro como el cielo sureño, describes a la perfección el pasar deseado, esperado por un par de amantes virtuales que vieron, palparon y sintieron el frenesí de conocerse casi a la perfección, cara a cara un obsequio de felicidad,para ti mis besos infinitos....

Alimontero dijo...

Josef...sigue, sigue por favooor!!
no me hagas esperar tanto!!!
Estás aun en Chile?? Yo vivo aquí...
Me imagino la situación, tus nervios los de ella y por fin el encuentro esperado!!
Pase lo que pase despues...vivan el momento!!
Gracias por tus palabras en mi blog Josef...

Compartiendo tu alegría, te saludo en gratitud..

Ali

Enzo Antonio dijo...

Tu relato es fascinante, empecé y lo terminé ávido por saber mas de ese encuentro tan esperado y tan bellamente retratado en tus letras, y más aún teniendo a mi Santiago de fondo de esta historia tan real.
Espero pronto saber como sigue...
Un abrazo.

Gracias por la visita a mi blog............ me encanto tu historia.

Ojala te guste Chile, aparte de la buena compañía que ya tienes.

Espero saber como continua el romance.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!

kukilin dijo...

No lo leí, lo devoré, quiero saber más, que lo cuentes todo, este relato me ha hecho muy feliz; Realmente es hermoso tener esas vivencias, esas sensaciones tuyas las vas transmitiendo a cada paso de la lectura; Avisame cuando postees nuevamente. ¡SI?
Abrazos♠

Josef.. Es la historia más bonita que he escuchado en este ultimo mes..

Como lo narras como lo vives.. como lo sientes.. huy.. que felicidad tan linda te tiene que correr por dentro de tu piel, para que puedas experesarte de esta manera tan especial., casi lo vivo contigo.. ya que una vez vivi una historia parecida a la tuya.. me has hecho recordar y me ha gustado!. un abrazote....

mos dijo...

Excelente narración de un encuentro, de una historia de amor esperada, de ese torbellino que nos invade el corazón cuando vas al encuentro de alguien que esperas.
Excelente josef esta crónica llena de vida y de deseos.
Continúa tu historia y haznos sentirla otra vez.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Felicidades, Josef. Te he puesto un link en mi blog (te lo mereces). Un abrazo,

Que emocionante, que felicidad debes sentir, estas en mi tierra y yo tan lejos de ella....gracias por visitas mi blog...esperare mas...
Saludos

patri dijo...

Preciosa historia...gracias por visitarme y así haberte descubierto.
Que sepas que me tienes de visitante fija desde ya!
Besitos

AnyGlo dijo...

WoW!!!!!!!!!! Felicidades por sentir así!!!!!!

andal13 dijo...

Pasaba a agradecerte la visita a mi blog, y me encontré con este relato maravilloso... Que vivan los encuentros en el MUNDO REAL...!!!!

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos