lunes, 17 de diciembre de 2007

13

Búsqueda.

Posted in


Trato de conciliar mis buenos sentimientos con los malos.
Todos los días desayuno en un centro comercial pequeñito y apartado de una población llamada “Pozuelo,” en un bar que llevan unos filipinos, y veo como trabajan sin dar otro descanso a su mente u otro alimento mejor y de más categoría, que la pobre y banal ración de especular sobre cuántos cafés servirán, o cuántas hamburguesas prepararán, o a cuánto ascenderá la caja.
En otros tiempos dirigí un restaurante y sé que piensan de esa forma, porque yo discurría de manera similar: Cuántas reservas tendría, comidas daría y caja haría…

Hoy día ese tipo de reflexión ya no colma mi existencia ni me resulta suficiente, pues ni tan siquiera alivia en un ápice mis sentimientos inquietos y preocupados por saber más de... ¿todo?

Me doy cuenta de que he alcanzado una edad que podríamos calificar de seria (no se rían o háganlo, da igual) ya que nunca pensé que al hallarme en los cuarenta y tantos años, mi mente iba a embarcarse en una búsqueda que le diera, si no más sentido, sí más consistencia a mi vida. Lo confieso. Dejé un trabajo que todo el mundo aseguraba era genial. Pero yo me revolvía con desespero miraba una y otra vez arriba, abajo, para los lados, y solo veía paredes vacías, cabezas socavadas, y escuchaba conversaciones muertas sobre unas máquinas que no me importan un bledo, para al final recibir una mísera paga que en comparación con las ocho horas de extenuación sin sentido que soportaba, no colmaban mi tiempo.

Yo, al contrario que unos cuantos de vosotros, quienes sabéis casi enseguida – al tercer día de nacer – algo como por ejemplo, que vais a casaros y a tener chupetones, todavía no sé qué es lo que busco en este mundo.

Hace poco creí que tal vez una familia me situaría dentro del estatus social y sería reconocido como un tipo ¿normal? o quizá ¿vulgar? Hoy vuelvo a dudar; a caminar sobre la cuerda floja, dicen, quienes creen conocerme. Y tal vez tengan razón. Pero si lo hago es porque siento que eso es lo que deseo en la vida: luchar por la continuidad de mi existencia, mientras me debato allá arriba. No. Vivir para el trabajo se acabó para siempre. Por eso habito al mínimo de exigencias, y en realidad necesito muy poco para conformarme.

Ahora, con el dinero que he ahorrado, he decidido salir de mi tierra y viajar. Al fin y al cabo, lo reconozco, puedo hacer algo que muchos no pueden o no podéis permitiros; disfrutar de mi entera libertad.

En dos meses o menos saldré a la vida y formaré parte de ella. Me mezclaré con toda clase de gente, me arriesgaré disputar los peligros de la vida del errante, y veré como es este jodido mundo fuera de las pantallas de la televisión. Al fin y al cabo, no quiero irme sin antes haberme dado un garbeo por ahí… Pero eso sí, no desde la posición del turista. Ésos no ven ni conocen nada de un pueblo, sino mezclándome con la gente, y siendo uno más. Al fin y al cabo, así es como he viajado siempre. Así recorrí el norte de África y conocí a los enemigos – menuda ironía – de los occidentales. Viajé por Francia, Portugal e Italia…
Aprenderé de la vida cuanto ella quiera darme y tal vez en alguno de esos rincones perdidos de la tierra, encuentre el lugar idóneo donde recostarme a tomar el sol para siempre.

Un saludo. ¡Felices Fiestas!


José Fernández del Vallado. Josef. 2007

13 libros abiertos:

Carlos dijo...

...Josef, es que si deseas integrarte y abrirte campo fuera de tus fronteras nunca lo harás como turista.
He viajado mucho, primera regla...involucrate en el barrio de la ciudad del país al que llegues.
Hazte amgo del portero del edificio (saben todo de todos), frecuenta un café cercano y hazte amigo del camarero...te explicará el movimiento del sitio.

Te cuento, tengo un restaurante en Quito, y muchos turistas o extranjeros residentes resuelven inquietudes con mis camareros...

Un ferte abrazo hermano.

Trini dijo...

En algunas cosas de este texto, coincido contigo.
Comencé a saborear la vida a partir de los cuarenta.
En cambio en otras, no, yo soy de las que a los tres días de nacer, ya sabía que iba a casarme y a formar una familia...

Tampoco puedo viajar demasiado, aunque cuando lo hago, suelo salir por esas ciudades desconocidas hasta entonces, sola a pasear; para mi, conformista nata, esa es la mayor experiencia de libertad que he llegado a tener. Será porque he salido poco de mi pueblo y que, cuando paseo por el, me conocen hasta los grillos:):):)

Te deseo lo mejor en tu nueva cruzada.

Un abrazo

manly dijo...

Josef, sigo sin saber dónde escribirte (borra este comentario después de leerlo). Quería decirte que al final he arreglado la cabecera a "ojo de buen cubero": Con la imagen que quería hice un Impr pant, lo llevé a paint, recorté lo que quería que saliera en la cabecera abarcando mucho más de arriba y de abajo de la foto. También en paint le di a "imagen" "expandir contraer" y le cambié el 100% por 150% de horizontal y grabé. Después añadí el texto que ves abajo con "añadir texto" en la plantilla del blog.
Una chapuzilla pero suficiente (de momento al menos)
Saludos ¡¡¡¡

Gabriela dijo...

"...Aprenderé de la vida cuanto ella quiera darme y tal vez en alguno de esos rincones perdidos de la tierra, encuentre el lugar idóneo donde recostarme a tomar el sol para siempre."

Lo necesito, tanto como tú. Suerte en ese viaje y ojala lo encuentres.

Un abrazo afectuoso.

DudaDesnuda dijo...

Es una sabia decisión. Si venís para Argentina, avisá.

Besos y viajes

Hay un momento para todo en esta vida. Elegiste un cambio, lógico a partir de cierta edad. Viajar, mezclarte entre las gentes, los lugareños. Ahí esta la pura esencia del pueblo nativo, de sus costumbres. Creo que es la única manera de "estar en el ajo".

Luego, podrás contar en este magnífico blog tus andanzas por diversos lugares, anécdotas. Desde aquí sólo desearte lo mejor.

¡Feliz Navidad!

Vivianne dijo...

Sólo eso??????? no vale!!!!!

Buena Vida para tí, Josef!!!

Y no olvides que el corazón lo llevas dentro y que él sabe todo lo que necesitas... En el silencio de la noche escucha ... que su pequeña voz te dará guía...

Un fuerte abrazo y que seas feliz!!!

mos dijo...

Estimado Josef: Te deseo lo mejor en tu andadura por el mundo.
Me ha sorprendido este texto cargado de sinceridad, de honestidad, de vida que late, de inconformismo ante la mediocridad,de búsqueda, de esperanza.
Yo también tengo cuarenta y tantos. Escribo desde hace doce años. Supongo que , al principio, tenía que expulsar mis demonios. Después he seguido para decir a los demás los temas que me preocupan y los sentimientos que me invaden.
Y seguiré escribiendo hasta que tenga algo que decir. Hasta que alguien me lea o me oiga en un recital.
Te deseo lo mejor. Y sabes que en ESFERA te seguimos y te esperamos.
Un abrazo de Mos. No cambies; gente como tú es la que necesita el mundo.

Evan dijo...

Que buena idea...

Sé que vas a disfrutar mucho de este viaje, imiscuíte en todos los lugares pequeños que puedas y tratá de vivir como la gente de los lugares que conozcas, absorvé las diferentes culturas.

Que pases felices fiestas, besos

Vivianne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vivianne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Agua dijo...

ke decirte siempre kuando escribes transportas el alma, y ahora mi alma viajo sobre tus letras ke paz :) un beso enorme y tbm te deseo hermosas fiestas para ti y los tuyos muack

Seguidores

Total Pageviews

LinkWithin

Recados, saludos y mensajes.

LinkWithin

Google Website Translator Gadget

Mis visitas

Facebook Badge

Se ha producido un error en este gadget.

Post más vistos